Hace 46 años, la Escuela Nacional de Estudios Profesionales (ENEP) Acatlán abrió sus puertas en el municipio de Naucalpan, Estado de México, para responder a la necesidad de la Universidad Nacional Autónoma de México de beneficiar a mayor número de estudiantes con la educación universitaria; introducir innovaciones educativas; impulsar la interdisciplina y la multidisciplina; vincular la investigación y la docencia; integrar la teoría y la práctica y vincularse con el entorno. Hoy, convertida en Facultad de Estudios Superiores, Acatlán ha logrado consolidarse como una entidad universitaria tanto en lo académico, como en lo cultural y deportivo.
Conocer más

Misión

Ser una Facultad que desarrolle las capacidades integrales de su comunidad con carácter plural, integral, crítico y propositivo que propicie una concepción educativa con articulación de los aprendizajes, la docencia, la investigación y la cultura; acorde a los principios y valores universitarios y a la identidad colectiva para contribuir al crecimiento y bienestar de la sociedad con énfasis en el entorno donde se inserta y desenvuelve.

Visión

Convertir a la FES Acatlán en una Facultad de excelencia e innovación por su oferta académica actualizada y de calidad en las licenciaturas, posgrados y extensión universitaria; ser referente formativo y de solución a los desafíos y problemáticas actuales y emergentes, a través de la investigación conjunta con los ámbitos social, empresarial y productivo, que aprovecha las tecnologías para desarrollar, difundir y apoyar al conocimiento y a la cultura, bajo ideales humanistas y sociales propios de una Universidad del Siglo XXI.

Valores


El Plan de Desarrollo Institucional de nuestra Facultad se erige sobre un conjunto de principios y valores que caracterizan el quehacer universitario:

  • Respeto a la autonomía universitaria y a los principios que de ella emanan.
  • Gestión eficiente, transparente y participativa.
  • Honestidad y responsabilidad en el uso y aprovechamiento del patrimonio universitario en beneficio de toda la comunidad.
  • Responsabilidad social y ambiental en las actividades cotidianas.
  • Compromiso social y nacional para contribuir al desarrollo y mejoramiento de las condiciones de vida.
  • Evaluación y mejoramiento institucional permanente.
  • Posicionamiento del alumnado y el personal docente como actores centrales de la actividad universitaria.
  • Promoción de la convivencia mediante el ejercicio del diálogo, el respeto y la libertad, tanto dentro como fuera de la Universidad.
  • Reconocimiento de la diversidad humana y la pluralidad como agentes que otorgan dinamismo y revitalizan la vida universitaria.
  • Aprovechamiento asiduo de los avances tecnológicos en beneficio de la gestión institucional y las actividades de docencia, investigación y extensión de la cultura.